Loading...

ALCALÁ SUBASTAS

C/ Nuñez de Balboa 9. 28001 - Madrid, España
info@alcalasubastas.es  |  Tel. (+34) 91 577 87 97
www.alcalasubastas.es

0500

Destacado 0500

Guglielmo della Porta (Porlezza, h. 1515- Roma, 1577)
Cristo crucificado.
Roma, hacia 1569- 1577.

 

Medidas: 20 x 19 cm. Altura total: 23 cm.

Se trata de una figura de Cristo muerto, con la cabeza inclinada hacia su derecha y los brazos extendidos levantados ligeramente hacia arriba formando un ángulo. El cuerpo está situado frontalmente y únicamente la pierna derecha presenta una torsión a la altura de las rodillas que aparecen juntas. Las manos tienen los dedos pulgar y anular unidos en actitud de bendecir. El paño de pureza, muy estrecho, se recoge también a la derecha con un cordón, después de envolverse en ese lado. Conserva los tres orificios de los clavos y otro en la cabeza, señal de que tenía nimbo de santidad. Ha perdido la cruz.



La figura es alargada y el estudio anatómico está realizado con gran detalle, pudiéndose apreciar los músculos, las costillas y las venas. En el costado aparece la señal de la lanza que lo atravesó ya después de muerto y las gotas de sangre y agua que brotaron de ella, como narran los Evangelios. También se representan en el pie derecho como señal de la herida producida por el clavo que lo atravesó. El rostro está trabajado con una gran delicadeza, mostrando unos rasgos definidos, con los ojos y la boca cerrados. El cabello, peinado con raya en medio, cae hacia delante por el lado derecho y por la espalda, en forma de largos mechones. Tiene bigote y larga barba partida. El perizonium está trabajado a punzón, con un punteado diminuto, para diferenciar la textura del material que se representa. Todo el borde de la tela está recorrido por una cenefa, y termina en el extremo con una original doblez en forma de círculos concéntricos.

Tanto la iconografía, como la proporción de la figura de Cristo, alta y esbelta con la elegante curva del contraposto, los rasgos faciales, el estudio anatómico y la forma del perizonium, son sin duda creación del escultor Guglielmo della Porta. (La investigación de su obra parte de los valiosos ensayos que le dedicó GRAMBERG entre 1937 y 1984, fundamentalmente la publicación en 1964 de los cuadernos de dibujos con abundante documentación. Para la biografía véase BRENTANO, 1989, XXXVII, pp. 192-199, con la bibliografía anterior a 1989.)

La actividad de Guglielmo della Porta como creador de crucifijos en plata o en metal dorado, en diferentes tamaños, aparece documentada en Roma, en la primavera de 1569, en una carta dirigida a su amigo, el también escultor Bartolomeo Ammannati, donde le refería que estaba trabajando en la creación de algunos crucifijos de diversos tamaños y materiales, todos según las normas del Concilio de Trento:

"Me he esforzado otra vez en diversos Critos en la cruz, el mayor de los cuales es de tres palmos (66,9 cm). Los he vaciado en metal dorado y en plata, y esculpidos todos según el parecer y juicio de los buenos teólogos, y no he dado fuera sino uno a su Santidad (pio V), y este no es de los tres que me han agradado más. Pienso mandar uno de estos y no quiero decir por ahora a quién." (En italiano en el original: "...Ho faticato ancora in diversi Cristi in Croce, il maggior de quali è di tre palmi (66,9 cm). Ne ho gittato di metallo indorati et d'argento, et scolpitoli tutti co'l parrere et giuditio de buoni Teologi, et fin qui non ne ho dato fuora se non uno à S. Santità, et questo ancora non è di li tre de quali mi sono più compiaciuto. Penso mandarne uno in coteste bande et non voglio dirvi per hora à chi." Publicado por GRAMBERG, 1981, p. 96.

Se acompaña estudio de Doña Charo Coppel, así como el texto de la catalogación que presentamos. 

Información adicional

Actualizamos los catálogos de las subastas y las noticias más destacadas cada semana. Si no quieres perderte nada síguenos a través de la newsletter o en las RRSS: