Loading...

Dalí en el Museo Fabergé de San Petersburgo

La Fundació Gala-Salvador Dalí inaugura una exposición temporal en el Museo Fabergé de San Petersburgo (Rusia), dedicada al Dalí surrealista y al Dalí clásico. La exposición está comisariada por Montse Aguer, directora de los Museos Dalí, de la Fundació Gala-Salvador Dalí, y Thomas Clement Salomon, coordinador científico de MondoMostre, entidad organizadora. Se podrá visitar desde el 1 de abril hasta el 2 de julio. Antes se expuso en el Palazzo Blu de Pisa, en una versión adaptada para el público italiano.

La muestra enfatiza los distintos períodos de la trayectoria artística de Salvador Dalí, desde el Surrealismo hasta el Clasicismo y la importancia del Renacimiento italiano en la obra de Salvador Dalí. Incluye 145 obras que abarcan desde 1934 2 hasta 1982: 142 provenientes de la Fundación Dalí, 1 de la Tate Modern de Londres y 2 de colecciones rusas. La Fundación Dalí presta 22 pinturas, 100 estampas de la serie La Divina Comedia y 20 ilustraciones para la Autobiografía de Benvenuto Cellini. Mientras dure la exposición, se proyectará el documental Dalí, la última gran obra producido por la Fundación Dalí y realizado por DocDoc Films que permitirá al público ruso adentrarse en la vida y obra del artista.

La exposición parte de una selección de óleos surrealistas (1934-1937) que incluyen elementos enigmáticos dispuestos en un paisaje claramente del Empordà. A través de su método paranoico-crítico, Dalí representa en el paisaje sus obsesiones, un paisaje que evoca recuerdos de infancia, espectros fantasmagóricos, personajes que se esconden o se desvelan. El paisaje es un leitmotiv en la obra de Dalí, un elemento ultralocal al que da valor universal. Un buen ejemplo es Elementos enigmáticos en un paisaje, presente en la muestra.

Desde su expulsión del grupo surrealista, al inicio de la década de los 40, el pintor catalán abandera una nueva postura clasicista y de defensa del Renacimiento. Los intereses intelectuales de Dalí continúan expandiéndose a la manera de un humanista renacentista. Es en este contexto en el que se elaboran las ilustraciones para La Autobiografía de Benvenuto Cellini, uno de los artistas más influyentes del Renacimiento florentino que le fascina por ser un hombre rebelde y controvertido, y las ilustraciones para La Divina Comedia de Dante Alighieri. El núcleo central son óleos muy desconocidos, cuatro de los cuales son prácticamente inéditos: S/T. Según "Niño en cuclillas" de Miguel Ángel, S/T. Moisés según "El sepulcro de Julio II" de Miguel Ángel, S/T. Cristo según "La Piedad Palestrina" de Miguel Ángel, S/T. Juliano de Médici según "El sepulcro de Juliano de Médici" de Miguel Ángel. Forman parte de sus últimas creaciones de la década de los 80, en que el artista reinterpreta en clave daliniana las obras maestras de Miguel Ángel.

Presentadas como conjunto estilístico y temático por primera vez, estas obras nos permiten indagar en la técnica y el conocimiento del Dalí de ese momento, y reflejar como sus inquietudes se siguen traduciendo en expresión artística. Durante los últimos años, Dalí, una vez más, se reinventa estilísticamente. Nos permiten, asimismo, adentrarnos en la última etapa del pintor, hasta hoy bastante 3 desconocida, pero que manifiesta un ideario muy particular, mediante una expresividad que persigue la persistencia del proceso creativo y la búsqueda de la inmortalidad. A través de la reelaboración de las obras de Miguel Ángel, Dalí por un lado trabaja desde el respeto absoluto por la tradición y el pasado y, por otro lado, advierte de la necesidad de superarlos a través de una innovación constante siempre dirigida hacia la contemporaneidad.

 

NEWSLETTER

Actualizamos los catálogos de las subastas y las noticias más destacadas cada semana. Si no quieres perderte nada síguenos a través de la newsletter o en las RRSS: